viernes, 9 de mayo de 2008

Hillary Clinton


Una mejer con la entereza de Hillary Clinton, le hubiese mucho bien a EEUU. (Abel Desestress)
BIOGRAFIA Y DATOS CURIOSOS
Hillary se crió en una familia de clase media en la parte central de Estados Unidos. Desde su niñez en una zona suburbana en Park Ridge, Illinois, Hillary llegó a convertirse en una de las más prominentes defensoras de la niñez y las familias; cómo abogada fue galardonada en dos ocasiones como una de las más influyentes de Estados Unidos; como primera dama de Arkansas ayudó a transformar las escuelas. También ha sido una escritora exitosa y como Primera Dama de EEUU ayudó a transformar las funciones tradicionales del cargo, llegando a ser una defensora del cuidado de la salud y de las familias a nivel nacional, y de los derechos humanos y de la mujer a nivel internacional.


Desde su histórica elección al Senado de Estados Unidos, Hillary ha sido una defensora tenaz de las familias de clase media, trabajando para ayudar a crear empleos, ampliar los cuidados de salud para los niños y proteger al Seguro Social de la privatización. Como senadora de Nueva York después del 11 de septiembre, Hillary ha luchado para fortalecer nuestras políticas de seguridad nacional y para mejorar nuestras comunicaciones y operaciones de inteligencia. Como la primera persona de Nueva York en ser designada miembro del Comité de Servicios Armados del Senado, Hillary ha sido una fuerte crítica de las decisiones tomadas en Irak por esta Administración y una feroz defensora de dar a nuestras tropas el equipo adecuado, así como los beneficios de salud y tratamiento a las familias militares.



Crianza en Illinois


En sus años de crianza, la promesa representada por Estados Unidos fue algo muy real para Hillary. Aprendió que no importa quién seas, ni de dónde vengas, si trabajas duro y respetas las reglas, podrás darle una mejor vida a tu familia.


El padre de Hillary, Hugh Rodham, era hijo de un obrero de Scranton, Pensilvania. Entrenó marineros en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial y luego regresó a Illinois, donde abrió una pequeña tienda de cortinas. Él le inculcó a Hillary un profundo sentido de patriotismo y una firme creencia en la responsabilidad fiscal. Nunca pidió un crédito ni por diez centavos y era tan ahorrativo que solía apagar la calefacción en noches de invierno para ahorrar dinero, y luego madrugaba para volverla a prender, de manera que en la casa hubiera calor cuando todos se despertaban.


La madre de Hillary, Dorothy, hija de un bombero, tuvo una niñez difícil. Sus padres eran jóvenes y ella y su hermana de tres años tuvieron que viajar en tren solas durante cuatro días hasta Los Angeles. Allí fueron criadas por una abuela estricta. No fue hasta su adolescencia, cuando trabajó como ayudante en casa de otra familia, que Dorothy finalmente aprendió lo que podía ser una familia cariñosa. Las historias de las vicisitudes de la infancia de su madre le proporcionaron a Hillary un tenaz sentido de justicia y la creencia de que un niño nunca debería de ser maltratado, y que todos los niños merecen ser amados.


La vida que Hugh y Dorothy crearon para Hillary y sus dos hermanos fue la de una niñez clásica de los suburbios de clase media, durante los años 1950’s. En aquellos tiempos, Park Ridge era uno de esos lugares donde todos vivían con las puertas abiertas y los niños del vecindario jugaban juntos en la calle. Hillary formó parte del grupo Brownie y después fue una Girl Scout. Al igual que su padre, comenzó su vida política como republicana. ¡Incluso fue una de las voluntarias de Goldwater!


La fe fue un aspecto central para su familia. Su madre enseñaba en la escuela dominical, y Hillary era miembro regular del grupo juvenil de su iglesia. Durante su juventud fue profundamente influenciada por el pastor de su iglesia, quien le inculcó el concepto de "fe en acción". Viajaba a las partes marginales de la cuidad, donde cuidaba a los hijos de trabajadores agrícolas migratorios, y durante una noche extraordinaria, a la edad de catorce años, Hillary fue con su grupo juvenil a escuchar un discurso de Martin Luther King Jr.



Madre y Defensora


Hillary asistió a Wellesley College, donde fue seleccionada por sus compañeras para que fuera la primera estudiante en ser oradora de su ceremonia de graduación. Habló sobre los tiempos tumultuosos que vivía su generación y dijo: "Ahora, el reto consiste en practicar la política como el arte de hacer posible lo que parece imposible".


Luego asistió a la Escuela de Derecho en Yale, donde Hillary se enfocó en estudiar la forma en que la aplicación de la ley afecta a los niños, y comenzó lo que serían décadas de trabajo como defensora de niños y familias. Como estudiante de leyes, Hillary representó a niños y padres de hogares de crianza ante las cortes familiares y trabajó en algunos de los primeros estudios para crear estándares legales que identificasen y protegiesen a los niños maltratados. Después de graduarse de derecho, formo parte del Fondo para la Defensa de los Niños. Tras servir como una de sólo dos abogadas en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, que consideró encausar a Richard Nixon en un juicio político, Hillary decidió no buscar ofertas de las grandes firmas de abogados. En lugar de eso, siguió su corazón y a un hombre de Arkansas llamado Bill Clinton. Se casaron en 1975 y su hija Chelsea nació en 1980.


Cuando llegó a Arkansas, Hillary dirigió una clínica de ayuda legal para los pobres y manejó casos de familias de crianza y de maltrato infantil. Años después, organizó un grupo llamado Defensores de los Niños y de las Familias de Arkansas. Cuando tenía sólo treinta años, el presidente Carter la designó miembro de la junta de la Corporación de Servicios Legales de Estados Unidos, un programa federal sin fines de lucro que otorga fondos para asistencia legal para los pobres.


Tras la elección de Bill como Gobernador de Arkansas, Hillary continuó abogando por los niños, encabezando un grupo de trabajo para mejorar la educación en Arkansas mediante estándares más elevados en las escuelas, sirvió en la junta del Hospital Infantil de Arkansas, donde ayudó a ampliar y mejorar los servicios. También sirvió en las juntas nacionales del Fondo para la Defensa de los Niños, la Campaña de Acción para el Cuidado de los Niños, y el Taller de Televisión para Niños.


Asimismo, continuó su carrera legal como socia de una firma de abogados. Encabezó la Comisión sobre las Mujeres en la Profesión dentro del Colegio de Abogados de Estadounidenses donde desempeñó un papel sin precedente, creando conciencia entre el público acerca de cuestiones como el acoso sexual y la igualdad salarial. Hillary fue nombrada en dos ocasiones entre los 100 abogados más influyentes de Estados Unidos.



Primera Dama


Cuando su esposo fue elegido presidente en 1992, el trabajo de Hillary como defensora de las mujeres recibió reconocimiento y admiración alrededor del mundo. Viajó por varios países para denunciar la degradación y el maltrato a las mujeres y plantear la poderosa idea de que los derechos de las mujeres son derechos humanos.


En la Casa Blanca, Hillary lideró esfuerzos para facilitar las adopciones, para ampliar la enseñanza temprana y los cuidados infantiles, para aumentar los fondos para investigaciones sobre cáncer del seno, y para ayudar a los veteranos que padecen del Síndrome de la Guerra del Golfo, que con demasiada frecuencia habían sido ignorados en el pasado. Ella ayudó a lanzar una campaña nacional para prevenir los embarazos de adolescentes y ayudó a crear la Ley de Adopción y Seguridad Familiar de 1997, la cual trasladó más rápidamente a los niños de hogares de crianza a los hogares adoptivos. Gracias en parte a sus esfuerzos, el número de niños que fueron trasladados de un hogar de crianza a uno de adopción aumentó de manera impresionante.


Como todos saben, la lucha de Hillary por lograr cobertura de salud universal no triunfó. Pero su compromiso con el cuidado de salud para todos los estadounidenses persistió. Ella jugó un papel instrumental diseñando y defendiendo el Programa Estatal para el Seguro de Salud Infantil, que ha proporcionado seguro de salud a millones de niños. Ella luchó contra las grandes compañías farmacéuticas, forzándolas a llevar a cabo pruebas de sus medicamentos para niños. También trabajó arduamente para cerciorarse de que todos los niños recibieran las inmunizaciones necesarias mediante el Programa de Vacunas para Niños. Como resultado del programa, las tasas de inmunización aumentaron de forma impresionante.


El libro de Hillary It Takes A Village (1995), acerca de la responsabilidad que todos tenemos de ayudar a los niños a triunfar, se convirtió en un éxito de ventas internacional. Hillary ha donado lo recaudado - más de un millón de dólares - a causas infantiles en todo el país.


La autobiografía de Hillary, Historia Viva, también fue un éxito de ventas. Ha sido traducido a 12 idiomas y se han vendido más de 1.3 millones de ejemplares.



Senadora de Estados Unidos


En el año 2000, Hillary fue elegida al Senado de Estados Unidos por el estado de Nueva York. Como senadora, Hillary ha seguido abogando por los niños y las familias y ha sido una líder nacional en asuntos de seguridad nacional.


Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, Hillary colaboró con sus colegas para conseguir los fondos que Nueva York necesitaba para su recuperación y reconstrucción. Ella luchó para indemnizar a los familiares de las víctimas, para conseguir subvenciones para las pequeñas empresas más afectadas, y cuidado de salud para los rescatistas de la Zona Cero. Y continúa luchando por los recursos que permitan el crecimiento de Nuevo York, el mejoramiento de la seguridad nacional de Nueva York y otras comunidades, y la protección de todos los estadounidenses de ataques futuros.


Ella fue la primera persona de Nueva York en servir en el Comité de Servicios Armados del Senado. En su labor para que los militares estadounidenses tengan los recursos necesarios para proteger nuestra seguridad nacional, ha visitado a las tropas en Irak y Afganistán, así como en Fort Drum, Nueva York, base de la 10ª División de Montaña y otras bases neoyorquinas, así como el Hospital Militar Walter Reed. Aprendió de primera mano los retos que enfrentan las fuerzas de combate estadounidenses. Hillary logró la aprobación de iniciativas legislativas para dar seguimiento al estado de salud de nuestros soldados para que las condiciones como el Síndrome de la Guerra del Golfo no vuelvan a diagnosticarse erróneamente. Ella es una de los patrocinadores originales del proyecto de ley que amplió los beneficios de salud para los miembros de la Guardia Nacional y las Reservas, y ha criticado duramente el manejo de Irak por parte de esta Administración.


Pero Hillary ha reconocido que no podemos ignorar nuestros problemas en casa mientras enfrentemos retos en el extranjero. Ella ha introducido proyectos legislativos para vincular los aumentos salariales del Congreso al aumento del salario mínimo, porque ella cree que si los trabajadores de Estados Unidos no merecen un aumento, el Congreso tampoco lo merece. Ella ha apoyado una serie de recortes de impuestos para la clase media, incluyendo el alivio de la penalidad matrimonial y de impuestos a la propiedad, y la reducción del Impuesto Alternativo Mínimo, y también apoya las reglas de responsabilidad fiscal de un presupuesto que se pague sobre la marcha. Ella ayudó a lograr la aprobación de un proyecto legislativo que estimuló inversiones para la creación de empleos en comunidades con dificultades económicas, mediante el programa de Renovación Comunitaria. Ella ha ayudado a aprobar proyectos legislativos que ofrezcan acceso a Internet por banda ancha para las áreas rurales de Estados Unidos, lo cual es muy importante en la economía informática de hoy en día.


En el Senado, Hillary no ha titubeado en su labor por ampliar el acceso a cuidados de salud asequible y de calidad para más estadounidenses. Ella trabajó para fortalecer el Programa de Seguro de Salud Infantil, que aumentó la cobertura para niños de familias trabajadoras de bajos ingresos. Ella es autora de la ley que se promulgó para mejorar la calidad y reducir el costo de las medicinas recetadas, y para proteger del bioterrorismo a nuestros suministros alimentarios. Ella patrocinó un proyecto legislativo para aumentar el compromiso de Estados Unidos en la lucha contra la crisis global del VIH/SIDA, y ahora encabeza la lucha para ampliar el uso de la tecnología informática en sector salud para disminuir los costos administrativos, bajar las primas y reducir los errores médicos.


Su tenaz defensa de los derechos de los niños continúa en el Senado. Algunos de los logros de los que Hillary más se enorgullece han sido su trabajo para garantizar la seguridad de los medicamentos recetados para niños, con legislación incluida en la Ley de Mejores Fármacos para Niños, y su gestión legislativa para ayudar a las escuelas a atender el problema de los peligros ambientales. También ha propuesto ampliar el acceso al cuidado infantil. Ha logrado la aprobación de proyectos legislativos que llevarán más maestros calificados a las aulas y más directores destacados para dirigir nuestras escuelas.


En el Senado, Hillary ha sido una fuerza defensora de las mujeres. Su compromiso en apoyo a los derechos garantizados por Roe v. Wade, y para reducir el número de abortos, mediante la reducción de la cifra de embarazos indeseados fue elogiada por el New York Times como "...palabras francas... (y) un sendero prometedor". Hillary es una de los copatrocinadores originales de la Ley "La Prevención es Primero" para aumentar el acceso a la planificación familiar. Su lucha contra la Administración Bush aseguró que el Plan B, un anticonceptivo de emergencia, esté disponible para millones de mujeres estadounidenses, lo que ayudará a reducir el número de abortos.


Hillary tiene el firme compromiso de asegurar que todo estadounidense tenga derecho a votar en elecciones justas, accesibles y creíbles. Ella introdujo la Ley pare el Conteo de Todos los Votos de 2005, que asegura una mejor protección del voto, y para asegurar que cada voto sea contado.


En el 2006, los neoyorquinos reeligieron a Hillary al Senado con el 67 por ciento del voto.