martes, 22 de enero de 2008

QUIEN ERA ALBERT EINSTEIN..?


Albert Einstein es actualmente un sinónimo de Ciencia con mayúsculas. Su imagen es uno de los iconos del saber a escala planetaria, pero detrás del mito se esconde la persona solitaria, desconfiada y huraña que era.

Albert nace en la ciudad alemana de Ulm, en una familia de comerciantes judíos. A causa de los negocios de su padre, pasó gran parte de su juventud en Suiza. Allí estudió física, pero en contra de una opinión muy extendida, no fue un niño prodigio, sus notas fueron un tanto mediocres, sin embargo ya demostró interés por aspectos muy novedosos y que más tarde retomaría.

Su primer empleo fue el de funcionario en el registro de patentes suizas. Allí permaneció hasta que tuvo treinta años, momento en el que su reducido círculo de amistades, le reintroduce en el mundo de la Física, como profesor de Universidad. Allí retoma sus estudios sobre lo que el llamaba “relatividad” y sobre la necesidad de añadir una cuarta dimensión (el tiempo) a las tres comúnmente aceptadas.

Viajo innumerables veces por Centroeuropa, exponiendo sus revolucionarias teorías, hasta llegar a recibir el Nobel en el año 1921.

En la década de los años 30, su figura pasó a un primer plano internacional. A esto contribuyó la tensa situación política en Europa, con el auge del nazismo y también su origen judio. Se le presentó como el orgullo de la raza judía, perseguida con crudeza en Europa. Un cúmulo de circunstacias le llevaron a Estados Unidos, donde fue tratado como un héroe nacional, a pesar de que muy pocos comprendían sus teorías.

Allí continuó sus viajes y conferencias por medio mundo, reuniéndose con científicos y personalidades de todos los ámbitos. Sin duda, los últimos años de su carrera los vivió como un héroe viviente.

Hay algo de lo que siempre se le ha acusado, y es el ser el “padre de la bomba atómica”. En efecto, durante sus estancia en Estados Unidos, advirtió la posibilidad de construir un arma de destrucción potentísima. Con ello pretendía dar a su nuevo país de adopción, la superioridad militar, con el fin de quitársela a los alemanes, que también la buscaban.

Einstein siempre afirmó que él había ayudado a desarrollarla, pero no a usarla.

A su muerte en 1955, el mundo perdió a uno de sus mayores genios científicos, pero ganó el mito de “sabio despistado”, que fue durante gran parte de su vida.